Acerca de los misteriosos nudos de los “khipus” y su poder revolucionario latente

Publicado: 10 septiembre, 2012 en Argentina, Ensayos, Libros, Literatura
Etiquetas:, , , , , ,

Ya en el siglo XVIII, cuando Tupac Amaru se rebela,  las autoridades prohibieron  la vestimenta tradicional del indio  porque era portadora en sus bordados de  la historia del pueblo; descolgaron los retratos y cuadros porque narraban el esplendor de la identidad humillada; silenciaron las lenguas naturales que hilvanaban el relato de un pasado liberador que  venía hacia el pueblo como porvenir. Todavía en la época de la independencia las lenguas quichua, aimará, guaraní, se hablaban cotidianamente en Suramérica.

 Cuando el Himno Nacional Argentino enuncia  que “se conmueven del Inca las tumbas/ y en sus huesos revive el ardor/ lo que ve renovar a sus hijos/ de la patria el antiguo esplendor” se está refiriendo a una iconografía incaica que nunca dejó de ser la representación críptica de un poder disidente y que, descubierta por el opresor, fue reprimida con saña tras la revuelta de Tupac Amaru.  

La simbología imperial quichua no había perdido continuidad como fuerza proveedora de una palabra liberada. Antes, durante y después de las luchas por la independencia fue asumida en Perú y su zona de influencia cultural como una fuerza redentora.

 En tal sentido, se destaca el misterioso lenguaje de los “khipus”. Ciertos sistemas gráficos de las culturas maya o azteca lograron ser descifrados por los europeos. Pero jamás consiguieron desatar los nudos semánticos de los “khipus”. En ellos, núcleos de energía primordial, se encierra el secreto (pasado, presente y futuro) de nuestros pueblos. Sólo ellos podrán desatar ese peligroso legado que puede hacer estallar el “anarco-capitalismo” y abonar el florecimiento de “las mil flores” de nuestras virtualidades. Desde nuestras propias entrañas, el futuro no deja de anunciar “la hora de los pueblos”. Este poema que escribí hace un tiempo canta la invencible esperanza que todos portamos, a veces sin saberlo, en nuestro corazón. Ciertos juegos de palabras aspiran representar la poderosa libertad latente en las sagradas cuerdas de colores tan misteriosos como el arco iris del escudo incaico.

 Los defectos del texto expresan, más que nada,  mi impericia poética o el exceso de sentido y vida del tema.

VOLVERÁN

Por Jorge Torres Roggero

“Según ellos, los khipus no eran más que un medio rudimentario de que los quechuas se valían para ajustar sus cuentas! (Jesús Lara)

Nadie ha podido todavía ¡nadie!

reconstruir el gozo en estas tierras

y casi nadie sabe ¡todavía!

que el oculto secreto está en los khipus.

 

Hombres de ojos punzón, baba y lujuria,

los quemaron un día,

esparcieron  al viento sus señales,

el  pasado, el presente abominaron,

y  amordazaron la palabra viva

que presagiaba el alba del Gran Día.

 

Y aunque aventaron hasta las cenizas

(polvo  de rayo, epifanía rota)

se  pudre aún en semental mutismo

el  misterioso nudo de los khipus.

Todos los que venimos tan cansados

de  trabajar dos días cada día,

que confiamos los hijos a los pechos

de  una nodriza de pezones biónicos,

y  a veces estiramos la esperanza

como  un chicle y hacemos un globito

de silencio en la punta de la lengua,

tenemos el oscuro sentimiento

de una proto- una pre- una re- una circum-

solución, volución ilusionada:

¡millones y millones de atahualpas

(des-nudos, des-nacidos,  des-nuncados)

vendrán y con sagradas obsidianas

descuajarán el corazón del nudo

gordiano de los khipus!

 

Nada cierto sabemos de ese tiempo

pero ese día llegará y os digo

que el más ayuno de esos atahualpas

orinará sin hiel sobre las tumbas

de los hombres de hierro a hierro muertos.

 

Y tejerán de nuevo la alegría

y nadie olvidará y será la danza

un trabajo viviente en esta tierra

y volverán cantando (y tan unidos)

los que llorando echaron la semilla.

Anuncios
comentarios
  1. […] podés disfrutar de anteriores publicaciones y participar agregando un comentario.     Acerca de los misteriosos nudos de los “khipus” y su poder revolucionario latente Ya en el siglo XVIII, cuando Tupac Amaru se rebela, las autoridades prohibieron la vestimenta […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s