“RASTACUEROS”: UN RELATO JAURETCHEANO SOBRE EL BARBIJO CRIOLLO.

Publicado: 25 octubre, 2018 en Arturo Jauretche, colonización pedagógica, Ensayos, Literatura, oligarquía, política
Etiquetas:, , , , , ,

por Jorge Torres Roggero

Imagen (36)1.- El rastacuero en viaje

En Los profetas de odio y la yapa, Jauretche se explaya sobre ciertas incapacidades de los “ilustrados” para “ver el mundo desde nosotros mismos”. Dichas “imposibilidades” (uso un término de Borges) son sistemáticamente cultivadas por los intelectuales de nuestro país.

Por eso, piensa, el “iletrado” se desorienta mucho menos que el culto cuando se trata de problemas concretos. Y esto “no es un elogio del analfabetismo”, pero “sí un demérito de la mala ilustración”. En efecto, al iletrado, lo mejor que le puede pasar es aprender, y se presta gustoso cuando tiene la oportunidad. Y mucho más que los ya educados, porque no tiene nada que desaprender. En otras palabras, si todo es del color del cristal con que se mira, es urgente saber qué anteojeras nos han puesto, “qué instrumentos modeladores de la inteligencia”. Y es en este punto, que Jauretche dedica una reflexión y un relato oral o ejemplo sobre el barbijo criollo que, a su tiempo vamos a compartir. Para ello, Jauretche se va a ocupar de un tipo argentino que bautiza “rastacuero en viaje”.

Y aquí caigo en una tentación de profe de literatura. No puedo dejar de acordarme de un texto, de fines del S.XIX, visitante asiduo de las antologías de la época en que, en nuestros secundarios, no se había cortado el hilo de las lecturas de una tradición liberal y oligárquica, pero nacional y cercana a las vivencias cotidianas. Me estoy refiriendo al único relato del libro Recuerdos de viaje (1881) de Lucio V. López que sorteó el tiempo y el olvido: “Don Polidoro”. En esas páginas, el centro de la sátira es la figura de un ganadero rico y su familia que son “vomitados en París” por el tren expreso de la estación Norte. Tiene cincuenta y cinco años, diez leguas de campo, cuatro casas en Buenos Aires y una en la que habita. “Sólo habla español y tres o cuatro palabras en francés: monsieur o mosiú, madame o madama, oui y no. He ahí todo su capital.” Está dispuesto a gastar ochocientos mil pesos moneda corriente junto con su familia: la señora y seis hijos, de los cuales, sólo los mayores “dominan todo el repertorio de Ollendorf” para hacerse comprender.

Con plata para gastar, pero sin capital cultural, imagínense las desventuras de este ricachón argentino, rústico, sin capacidad de disfrutar los museos y placeres exóticos de París. Algo así como el remanido argumento del cabecita negra recién desembarcado en Buenos Aires, repentino cosmopolita a la intemperie.

A Don Polidoro, que en su tarjeta se presenta como “Deputé et fermier à la République Argentine”, cuando regrese a Buenos Aires, ¿quién le pondrá el pie encima “en cuanto a práctica de vida parisiense”? “Será un oráculo para sus congéneres ( que son muchos) y tendrá ochocientos mil pesos menos, como ellos”.

López sostiene que, a ese tipo de viajero, “los franceses, siempre espirituales, lo representaron el año pasado en una pieza del Paláis Royal bajo el apodo de “rastaquaire” (sic).

Don Polidoro sería el rastacuero “de más edad”, pero falta el rastaquaire de la juventud: “caen un buen día en Europa y pretenden conocer las grandes capitales donde han rodado por un tiempo, como bolas”.

El texto de Lucio V.  López, miembro de la oligarquía patricia y letrada, nieto del autor del Himno Nacional (V. López y Planes), hijo de uno de los fundadores de nuestra historiografía (Vicente F. López), que murió muy joven víctima de un duelo medieval, es una mirada desde arriba. Habla desde una minoría que mecha sus textos con vocablos y dichos franceses e ingleses. Transcribe, en francés, un poema parnasiano completo (“Mithologie” de André Theuriet). Al mismo tiempo se ríe de la torpeza de sus paisanos estancieros nuevos ricos o de los inmigrantes advenedizos que han hecho fortuna (cfr. La Gran Aldea) y que se emparientan con familias tradicionales en bancarrota. ¿Y qué decir de los estancieros que compran títulos nobiliarios entregando sus hijas a segundones de la aristocracia europea venidos a menos? Estos exquisitos señores del 80, europeizados pero con un lenguaje lleno de criollismos, conversadores más que causeurs, ¿no eran también rastacueros?

De esa época es un famoso chiste que reproduce Jauretche: “Un viajero regresa de Europa, “entra al tercer patio de su vieja casa, después de tres meses en “París de Francia” (…) y encuentra al perro que dejó cachorro y pregunta mientras se le acerca: “Coment a’apelle ce chien?”. Pero el perro lo desconoce y lo muerde. Es cuando grita: “¡Juera!, perro de m…!”.

Ahora bien, el rastacuero en viaje de Jauretche carece del carácter cómico y satírico del personaje de Lucio V. López. Jauretche mira al rastacuero desde la mirada de alguien que “está acá”, adentro y abajo.

Llega un momento, postula, en que los ilustrados se sienten olvidados, en el “culo del mundo”. Entonces, desde este margen remoto vislumbran un centro lejano y “nuestros hombres de la cultura van a ese centro”. Van a especializarse, van a dominar técnicas que desconocemos. Pero sucede que el “país de la técnica” los absorbe: “minúsculos Faustos, entregan el alma al precio de unas chucherías”. Si es que vuelven, es fácil identificarlos: hablan un castellano con acento alemán, inglés o francés, parece que siempre están traduciendo, visten y se comportan como los de allá y se hace socio del centro de becarios del país añorado. Devotos de estas prácticas, su vida es un entrevero de ideas y hábitos extraños. Sin darse cuenta, resultan, a veces, cabeza de puente del poder en expansión de la cultura dominante. Llega así el momento en que el intelectual se cree de allá; pero, sostiene Jauretche, “no son de ninguna parte porque no tienen cotización en el cuadro de aquella inteligencia, cuyas aflicciones y esperanzas comparten sin reciprocidad alguna.” A pesar de sus esfuerzos, “cuando el hombre de las metrópolis habla de la Humanidad no piensa en nosotros”. Y ese nosotros incluye a los intelectuales aculturados. Ellos, como nosotros, pertenecen a un “suburbio de la ciudad humana”. La Humanidad, la Libertad, la Economía en abstracto los adscriben a una militancia lejana. Pero el pueblo no posterga su libertad, su economía, porque siente sus efectos y porque prefiere el “barbijo criollo” a “llevarse la mano al casco”. Y bueno, esa es la materia del cuento jauretcheano prometido.

2.- El barbijo criollo

Si rastrean cualquier diccionario o “guglean” la palabra barbijo, descubrirán que el vocablo se refiere siempre, en primer lugar, a su uso terapéutico: “1.- Pieza de tela con la que, por asepsia, los médicos y auxiliares se cubren la boca y la nariz; 2.- Herida en la cara; 3.- barboquejo: cinta con que se sujeta el sombrero, casco, etc. por debajo de la barba”. En todos los casos, son argentinismos compartidos con algunos países hermanos de nuestro alrededor.

Copio literalmente el relato que, de todos modos, Jauretche recibió por transmisión oral. Mientras quedamos chapoteando en el misterioso abismo del habla, “escuchemos” a Don Arturo:

“Hace muchos años un jefe de nuestro ejército me refería que en unos ejercicios hípicos en que participaba como agregado militar argentino en el ejército alemán, fue interrogado por el director de maniobras, General Von Mackensen, a propósito de una particularidad observada en él, al saltar los obstáculos.

– He visto que al saltar, Ud. no se lleva la mano al casco. ¿Cuál es la razón?

El militar argentino le explicó el uso del barbijo nacido de las exigencias de nuestra vida campera.

Vuelto a Buenos Aires y terminada la presentación al Ministro de Guerra, que era entonces el General Vélez, le refirió la anécdota agregando:

– Debo informar al Señor Ministro que el ejército alemán ha adoptado el barbijo.

Con visible aflicción el Ministro le dijo entonces:

– ¡Caramba! Nosotros acabamos de suprimirlo porque no lo usaba el ejército alemán.”

Y, colorín colorado, el cuento se acabó. Pero Jauretche todavía dijo: “Así es todo. Conozco quien vivió tres meses en París y el resto de su vida ha sido un desterrado de Montmartre”. Y como todo gira, concluimos recordando, por las dudas, al “chien” que no sabía francés.

Jorge Torres Roggero

Profesor Emérito Universidad Nacional de Córdoba

20/10/18

Fuentes:

Diccionario, 2000, El pequeño Larousse ilustrado, Editorial Larousse, Coedición Internacional

Jauretche, Arturo, 1967, 3ª. Ed., Los profetas del odio y la yapa. La colonización pedagógica, Buenos Aires, A. Peña Lillo Editor.

López, Lucio V.,1960, La Gran Aldea, Buenos Aires, Eudeba.

                          ,1966, Don Polidoro y otros cuentos, Buenos Aires, Eudeba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s