Archivos de la categoría ‘poesía en Córdoba’

rodolfo-godino-jpegEl 14 de enero de 2016 falleció el poeta cordobés Rodolfo Aldo Godino. Dos días después escribí esta epístola. Nos habían unido la juventud y la esperanza.

Querido Rodolfo: En lo mejor de nuestra juventud demoledora de cánones nos dispersamos y ya no nos volvimos a ver. Recuerdo las tenidas en la revista LAUREL; las reuniones en tu despacho del teatro Rivera Indarte, casa insólita del inefable Romilio Ribero que siempre entraba sonriente como viniendo de un mito luminoso; de las tertulias hasta la madrugada con Osvaldo Guevara, a veces con Daniel Moyano antes de migrar a La Rioja, y otros amigos de poesía insomne, en El Galeón. Teníamos la misma creencia sobre la Patria, pero vos cultivabas la energía secreta de la palabra y yo su algoritmo de bombo.

Juntos compartimos el Primer Premio Laurel 1959. Concurso Alfredo Ottonello Guevara. El alma generosa de Alberto Díaz Bagú nos dio como premio la primera edición de nuestra obra poética inicial. Tu extraordinario El visitante se terminó de imprimir el 15 de octubre de 1961 y fue, además, Premio Nacional “Iniciación” 1960. Mi balbuceante Las circunstancias, vio la luz el 19 de mayo de 1962. En una vieja Minerva, Alberto componía los textos letra por letra. En tu dedicatoria de El visitante, escribiste: “Para Jorge Torres Roggero que conmigo integra la nueva generación de verdaderos poetas cordobeses. Con mi amistad. R. Godino, Cba.4/12/1961”.

Cierta tarde, entrando a tu oficina, me dijiste: “No sabés lo que encontré, mirá”. Era un inmenso tomo, era el Adán Buenosayres de Leopoldo Marechal. Corrí a la librería Paideia y gasté lo que me quedaba hasta fin de mes de mi sueldo de ferroviario. Era la primera edición de 1948 y estábamos ya en los sesenta. ¡Los avatares del “poeta depuesto”! Poco después, publiqué mi primer ensayo ( “Historicidad y trascendencia en el Adán Buenosayres de Leopoldo Marechal”) en la revista Lugones que estaba a tu cargo.

Una última cosita. Junto al animador de nuestro fervor poético, Alberto Díaz Bagú, fuiste mi testigo de casamiento con tu impecable traje claro. De a uno nos vamos yendo, Rodolfo. En Córdoba descubrieron tarde que eras la “nueva generación de poetas cordobeses” . En mi caso, entre ensayo y ensayo, sigo fiel a nuestras consignas poéticas lo que, por supuesto, no significa excelencia.

Siempre decíamos que nuestro deber de poetas era abrir la jaula discursiva de los dominadores para que el pueblo pudiera gozar de otras dimensiones. En alguno de esos posibles mundos nos encontraremos: vos con tu vaso de leche, que según creías era alivio de tu gastritis; yo, espero, con un vasito criollo de vino común. La literatura de Córdoba y de Argentina han sido engrandecidas con tu fidelidad a la poesía, tu fervor por la buena escritura y tu legado a las nuevas generaciones de “verdaderos poetas”. Recordar es volver a vivir con el corazón (cor, cordis).

16 de enero 2015

Jorge Torres Roggero

La poesía

Atediendo esta pasión, estas voces,rodolfo-godino

este veloz encantamiento del que dispongo

y dispone de mí,

mirando esta lujosa cámara,

esta situación del heredero asombrado

buscando su nombre en los espejos,

su razón en las Palabras Sagradas,

digo desde esta fiebre

que si la lengua del que habita mi tiempo

dispone para mí lo abominable,

lo injusto,

lo que será reclamado,

no se turbará mi rostro

ni mi mano se alzará sobre su cabeza,

pues yo amo este fervoroso clamor.

Rodolfo Aldo Godino, en El Visitante, 1961)